Volver

Memorial de los desaparecidos

El Memorial a los Detenidos Desaparecidos es un homenaje de la sociedad uruguaya a las víctimas de la dictadura militar que, de 1973 a 1984 gobernó el país. El proyecto resultó ganador de un concurso nacional convocado por la Intendencia de Montevideo y la Comisión Pro-Memorial en el año 1998. Localizado en un parque vecino al mar, el proyecto se coloca en un área distante de las calles que lo cruzan, buscando la calma e introspección necesarias a un monumento de este tipo. El perímetro está definido por un rectángulo de 20 x 30 metros, donde el suelo natural de piedra aparece luego de retirar la capa superficial de tierra vegetal que cubría las rocas. El Memorial propiamente dicho está constituido por dos paredes de vidrio de 20 x 2 metros y 30 centímetros de espesor separadas 1,80 metros, lo que permite el pasaje por el corredor que éstas definen y la lectura de los 156 nombres de los desaparecidos. Cada una de estas paredes está compuesta por dos placas de vidrio templado de 20 milímetros con bordes de acero inoxidable donde se ubican las luminarias. El Memorial, construido por el esfuerzo y contribución de los ciudadanos, representa más de lo que su intencionalmente fuerte simplicidad permite observar. “La realización del memorial implica un paso más en la búsqueda de mecanismos de reparación a las víctimas de una de las mayores violaciones a los derechos humanos. Se trata, entonces, de contribuir a un proceso de construcción de la memoria colectiva de una nación. A través de esta reparación simbólica, se procura también dejar testimonio de un período de nuestra historia y así colaborar, en alguna medida, a la prevención de futuras violaciones. En este proceso de reflexión colectiva se inscribe este Memorial a los Ciudadanos Detenidos Desaparecidos en Uruguay. No se trata de sustituir otras formas necesarias de reparación en particular, de la verdad individual y concreta de cada uno de los desaparecidos, y sí de aportar al clima de serena reflexión de lo que sucedió y todavía sucede. No a través de la confrontación o el discurso violento, sino del testimonio silencioso y profundo del símbolo.” Comisión Pro-Memorial en recordación de los detenidos desaparecidos.
obra