Volver

Estudio 5

Terrazas de la Laguna

El terreno sobre el que se proyecta Terrazas de la Laguna tiene características muy singulares. Su inmejorable ubicación entre dos aguas, el océano y el gran espejo de agua de la Laguna del Diario,conforman un lugar privilegiado geográficamente en Punta del Este. Por otro lado al acceder por la Ruta costanera a nuestro principal balneario desde el Oeste, la sensación espacial dada por la topografía ondulada y la presencia de la Laguna hacen de este lugar un sitio de singular destaque. La intención entonces fue muy clara, intentar desarrollar una propuesta que surgiera más de la interpretación del sitio que del propio diseño de un edificio de viviendas. Proponemos una arquitectura que aprovecha e incorpora las notables condiciones del lugar, planteando un contundente desarrollo horizontal de forma ondulada que copia el margen de la laguna. Este trazado sinuoso aparece en el acceso a la península como un elemento singular, identificable, con una idea unitaria y fácilmente reconocible, utilizando un lenguaje limpio y despojado. El edificio contiene 40 apartamentos, 10 por piso, de tipología pasante, siendo 3 de 2 dormitorios, 5 de 3 dormitorios y dos esquineros de cuatro dormitorios. Las tipologías aprovechan las particularidades de la implantación y de la forma sinuosa planteada para su desarrollo, preservando una gran proporción de áreas de relación y grandes terrazas hacia la Laguna y el atardecer. De la misma forma, en la estructuración de los accesos vehiculares, peatonales e implantación de los servicios comunes a nivel del terreno, respetamos el protagonismo del gran espejo de agua de la laguna. Esta Planta Baja cuenta de Este a Oeste, con una calle vehicular y peatonal que serpentea por debajo del edificio y que permite acceder a un gran hall lineal y desde allí a los núcleos que comunican verticalmente con los apartamentos, mientras que hacia la laguna se abren los espacios nobles de la planta baja. Un espejo de agua lineal completa el perímetro oeste del edificio, rematando en las piscinas, último eslabón de la serie de espacios comunes que se organizan a lo largo del hall. El estanque acerca visualmente el agua de la laguna al edificio, oficiando durante día y noche de estructurador de toda la propuesta de planta baja. Por último queremos destacar que todos los apartamentos se encuentran estructurados en idénticas proporciones con respecto a su frente hacia la laguna y todas sus áreas de relación se abren hacia terrazas profundas desde donde se puede disfrutar el espectáculo del paisaje que duplica en el agua quieta los colores del cielo, las nubes, el sol, la luna, las estrellas, una imagen cambiante que por su orientación reproduce la magia de cada atardecer.
obra