Volver

Groen Hoek East River

Bushwick Creek Inlet reúne condiciones singulares para enlazar HISTORIA, CIUDAD y NATURALEZA. Actualmente a pesar de estar sometido por barreras físicas, conflictos de dominios, degradación ambiental y aislamiento, constituye igualmente un área de oportunidad para articular a Green Point con el East River, consolidándolo como hito en el Waterfront de Brooklyn y devolviéndolo a la historia de la comunidad. En tal sentido, el proyecto pone énfasis en la construcción de una paisaje, mas que en la resolución concreta de una determinada arquitectura. De este modo mediante decisiones fuertes, como el retiro de todas las instalaciones industriales contaminantes, se proponen tres operaciones que a escala del lugar, generan las condiciones de ese nuevo paisaje: La “Plataforma verde”, al sur del Inlet, opera como un dispositivo de escala urbana, marco para el encuentro y la interacción, la contemplación y el ensimismamiento. Libre y sin condiciones formales mas que las de una suave topografía artificial lanzada al cielo, deviene en jardín desde el cual se descubre una nueva mirada del perfil de Manhattan. La “casa de botes”, ubicada bajo la plataforma verde es un edificio para ser descubierto, abierto al agua y sin apariencia dominante desde Brooklyn, que aparece como faro horizontal revelando el inlet en la noche. Arquitectura resuelta por bloques temáticos, en parte “flotantes”, en parte “deslizantes”, “amarrados” al recinto de naturaleza construida. Pensado como espacio de renovación cultural, de experiencia didáctica, donde es posible superponer recorridos, atravesar volúmenes, replegar dominios. La “isla de los pájaros”, al norte del inlet, asume el doble rol de reserva ecológica activa -soporte de la fauna autóctona- al tiempo que metáfora de la aventura natural en medio de la urbanidad del enclave. Intenciones todas, de suministrar elementos de diseño que permitan desvelar en clave contemporánea una forma posible de re- construir la ciudad.
obra