Volver

Álvaro Bonfiglio

Paperegg Ford Calumet

Esta estructura ovoide hecha de tubos de cartón y cubierta por una membrana translúcida inspirada en el papel tradicional japonés washi, es el resultado de la idea de eco-arquitectura por defecto: considerando los requerimientos del programa y las condicionantes del sitio, nuestra aproximación a través de la elección de estos materiales era prácticamente inevitable El huevo es el lugar donde comienza la regeneración de la biodiversidad perdida por este predio (una antigua zona industrial en decadencia). Es también la síntesis de una escuela tradicional y una escuela al aire libre sobre el medio ambiente. Es un gran espacio cerrado con toda la atmósfera y los elementos de un espacio abierto. Es un área de exhibiciones, pero también un lugar de trabajo donde estudiar el ecosistema y la rehabilitación de la vida silvestre en el sitio y aún más allá de sus límites catastrales. Desarrollo del sitio: Construyendo creativamente sobre la presencia masiva del PaperEgg, imaginamos un flujo arremolinado de viento que dibuja varias ondas o pinceladas sobre el paisaje. Cortinas formadas por tubos de cartón erguidos como juncos representan estas ondas. Las cortinas se alinean de manera casi aleatoria, aunque siguiendo un patrón concéntrico alrededor del edificio principal. Una de estas cortinas intersecta al huevo, transformándose en la estructura portante del edificio complementario. Decks de madera, a 20 cm sobre la superficie, funcionan como sendas accesibles asociadas a las cortinas de tubos de cartón. Estas cortinas navegan sobre el sitio y las entradas al edificio, invitando a los visitantes a encontrar y descubrir la naturaleza, sin controlar o limitar la exploración de nuevos lugares. Las cortinas también marcan lugares designados para la realización de actividades sociales dentro del área a recuperar, sin que se perturben los nuevos habitats de regeneración de biodiversidad.
obra