Volver

Onze04

3 Pins

ADECUACIÓN AL ENTORNO Situado en la vertiente norte de la montaña de Montjuic, la parcela se caracteriza por tener una densa vegetación y una pendiente muy acentuada que sólo se interrumpe por dos grandes terrazas naturales. El edificio se coloca delicadamente entre éstas rotando una de sus alas para preservar al máximo las grandes masas de vegetación y minimizar el impacto sobre la parcela. Este gesto permite crear patios y zonas de enjardinamiento diferenciadas, que serán utilizadas de manera independiente por los usuarios: el patio de las Aulas, que conforma una extensión exterior de éstas y cuenta con un grado máximo de control visual; el patio para familiares y residentes, deprimido respecto al jardín que lo envuelve para favorecer la sensación de intimidad y sosiego; y el patio norte, de dimensiones mayores y a caballo entre la zona pública y la restringida, que alojará actividades conjuntas de usuarios y famílias. Topografía, orientación y características del lugar....más las necesidades programáticas y de seguridad de la residencia, definen la relación del edificio y sus usarios con el entorno, con una clara voluntad proyectual de ir, paulatinamente, aumentando el nivel de seguridad de uso de los usuarios, a la vez que desdibujando su límite perceptivo. SEGURIDAD Vs. INTEGRACIÓN PAISAGÍSTICA Debido al perfil de sus usarios, el edificio de la residencia tiene unos requerimientos de seguridad tan elevados como los de un centro penitenciario. El primer planteamiento es inmediato: ¿cómo hacer una residencia con semejante grado de seguridad y que a la vez no suponga un límite a la continuidad paisagística del entorno? La respuesta viene dada por la fuerte topografía de la parcela: la colocación del edificio siguiendo las terrazas naturales del terreno nos permite forzar el desnivel con la calle, trasladando el cierre de seguridad a un segundo plano dentro de la parcela e imperceptible desde la calle. Las estrategias son dos: en la zona oeste, es el propio desnivel el que actúa de límite físico entre la plaza inferior de acceso i la parte superior del terreno, liberando parte de la parcela que se cede a la calle como jardín público. En la zona este, se aprovecha la existencia de una antigua escollera densamente poblada de vegetación, para colocar el cierre de la parcela en su parte inferior, cerrando el patio de las aulas con una pérgola de malla de simple torsión que será colonizada a medio plazo por la enredadera existente y las bugambilias. Toda la parcela será enjardinada con especies autóctonas y salvajes que no necesitan ningún tipo de mantenimento y que devolverán la parcela a su estado original, garantizando la integración paisajística de la intervención. El programa prevee la creación de 27 plazas de residencia repartidas en tres módulos y 8 plazas de centro de día. Las caracteríticas própias de la gente a la que va destinado el centro hacen que la distribución cuente con circulaciones claras y espacios facilmente controlables por los trabajadores y enfermeros, y facilmente identificables por parte de los usuarios. El programa se distribuye en tres plantas divididas, tanto a nivel visual como funcional, en dos alas cada una. La situación de los vestíbulos, los núcleos de comunicaciones y las enfermerías en el centro del edificio (tanto en sección como en planta) proporciona unos esquemas de circulación claros, cortos y funcionalmente muy articulados, permitiendo el control desde las salas de enfermería de todas las conexiones y desplazamientos por el edificio. PERCEPCIÓN Y ORIENTACIÓN Tanto dentro como fuera del edificio el usuario puede orientarse con gran facilidad y reconocer todos los espacios que le son propios, desde los espacios comunes de relación hasta la intimidad de su habitación. Para potenciar la identificación del usuario con el equipamiento, el edificio se materializa diferentemente si se trata de las áreas para ellos o las zonas de administración y servicios internos: la fachada d
obra